NUESTRA TRAYECTORIA  
EL MERCADO DEL TRACTOR EN ARGENTINA  

En la década del sesenta, la Argentina tenía instaladas fábricas internacionales de alto prestigio y reconocida calidad como Fiat, John Deere, Fahr, Deutz y luego se le añadiría Massey Ferguson, todas ellas marcas reconocidas en el mundo industrial. Sin olvidar que promediando la década del cincuenta, la Argentina a través de industrias I.A.M.E. (industrias aeronáuticas y mecánicas del estado) con un propósito de sustituir los productos importados del aquel entonces, da comienzo a una de sus áreas con la fabricación del primer tractor argentino “El Pampa”. La política de la industria adoptada en ese entonces, fue conseguir un diseño simple y fácil tanto de producción como de mantenimiento.

La clave de un tractor es cuánta potencia real puede trasmitir al suelo, esto es, no importa el caballaje, sino su potencia derivada a la barra de tiro. Cuánto de esa potencia se trasmite para la tarea que va a realizar: arado, siembra, traslado de implementos, roturar, etc.

Las empresas multinacionales trabajaron mucho en el tema de poder trasmitir mejor la potencia, hasta que surgió desde la empresa Fiat, el primer concepto de tractor con tracción doble. Este nuevo diseño sería opacado por el nacimiento de una nueva empresa, con un nuevo concepto de tractores revolucionarios para las pampas argentinas.

Nace el concepto del tractor articulado, de tracción en las cuatro ruedas de llantas iguales, logrando un mayor grado de independencia, adaptabilidad, ángulos de giro y transmisión de potencia muy superiores a sus competidores.

 
  Seguinos en Facebook